Estrategias innovadoras para la lucha frente a la Disentería Porcina.


El proyecto está directamente relacionado con actuaciones para la mejora de la competitividad y rentabilidad de las explotaciones junto a una mejor sostenibilidad del sistema productivo, mediante el diseño y desarrollo de estrategias innovadoras para la erradicación y control de la disentería en explotaciones porcinas.

Actualmente, la producción porcina vive bajo un marco muy exigente, ya que la alta competitividad en el mercado tanto nacional como internacional hace que sea casi obligatorio buscar la mayor productividad a la vez que se disminuyen los costes, se reducen las pérdidas, y todo cumpliendo la normativa, en especial las normas de bienestar animal. La producción es tan exigente que la disminución o empeoramiento de cualquier parámetro o evolución normal hace que pueda tener una repercusión enorme en el rendimiento de la explotación si es algo puntual, o nivel de mercado y de sector si es un problema multifocal.

El resurgimiento de la enfermedad de la disentería, no sólo como un caso aislado sino numerosos focos que van en aumento y que cada vez presentan mayor sintomatología y repercusión en la producción de las explotaciones de las zonas afectadas, representa un grave problema al que hasta el momento no se conoce solución. Los tratamientos terapéuticos que se conocen cuando ya se ha descubierto la enfermedad de nuevo no resultan compatibles con la exigente producción, ya que llevan asociados costes extras y retrasos productivos igualmente.

El diseño e implantación de estrategias preventivas que permitan anticiparse al desarrollo de la enfermedad, evitando todas las pérdidas asociadas y garantizando el ciclo normal de producción, permitirá que las explotaciones de la Comarca de las Cinco Villas, pero también para todas las que puedan verse afectadas en Comarcas cercanas o a nivel nacional, permitirán que las explotaciones puedan mantener, e incluso incrementar su productividad y por tanto sostenibilidad y competitividad en el mercado actual.

Igualmente, las estrategias preventivas reducirán el uso de antibióticos, lo que conlleva una posible disminución de resistencias bacterianas a los mismos, mejorando la calidad y seguridad alimentaria

A continuación se describen con detalle cada una de las estrategias que se van a testar y la modificación respecto al sistema utilizado actual (innovación).

a. Estrategia alimenticia
A través de la alimentación se busca una mejor preparación del animal y un efecto protector que les confiera mayor defensa y  resistencia a la bacteria y sus efectos. Esta estrategia se pretende realizar a través de extractos naturales que protejan el intestino (vía de introducción de la bacteria en el organismo) y la flora bacteriana habitual.
El objetivo es que estos extractos naturales sustituyan a los antibióticos (ahora que cada vez están más restringidos y presentan más resistencias) y actúen con su mismo efecto en el intestino del animal: efectos acidificantes, higienizantes, potenciadores modificadores del pH intestinal, inmunoestimulantes, antioxidantes, prebióticos o probióticos de la flora…
El diseño experimental de esta estrategia se llevará a cabo realizando una comparativa en dos naves de un mismo cebadero de animales a los que se les aplican los antibióticos habituales (control), frente a animales con los nuevos productos.
Tras este estudio se valorará la utilización de estos extractos de forma preventiva, especialmente en focos repetitivos que estén tomando reiteradamente antibióticos y que la enfermedad, a pesar de otras medidas, persista.

b. Estrategias de manejo
A través de modificaciones en los protocolos de manejo de los animales, distribución de los animales en la granja e instalaciones, aislamientos entre grupos y cambios en los protocolos de manejo de los propios animales se pretende dificultar la transmisión de la bacteria entre individuos, así como mantener unas condiciones idóneas ambientales de resistencia a la enfermedad.
En el caso de explotaciones positivas, los muestreos irán dirigidos antes y después de llevar o introducir animales en la explotación para ver el efecto real del tratamiento de desinfección. Por ejemplo, si sale positivo en explotaciones de madres, será importante valorar el movimiento de lechones, el movimiento durante los brotes y las cargas de cerdas para determinar los movimientos de mayor riesgo.

c. Estrategias de limpieza y desinfección
Se desarrollarán los protocolos de limpieza de granja más efectivos frente a la bacteria, que alcance todos los niveles de instalación-animales-entorno-vías transmisión. Estos protocolos se basarán en los estudios que se realicen previamente sobre la resistencia o sensibilidad de las bacterias, y la determinación de los puntos críticos de transmisión para cortar la diseminación de la enfermedad.
Se propone probar un nuevo producto basado en cianamida que favorece la degradación orgánica y que garantizará todavía más la eliminación de la bacteria de la explotación. La única desventaja es que el producto sólo se puede utilizar en la fosa vacía por lo que será necesario acompañarlo de un plan de manejo de los animales y del purín específico que permita su actuación y limpieza de la instalación sin afectar a los animales ni a la producción (utilizar antes de la entrada de la nueva crianza). Este producto puede ser muy útil para cebaderos que se vayan re-infectando o se detecten brotes sucesivos.
Además, se valorará la utilización individual o conjunta de diferentes sistemas tradicionales (agua, jabón, sosa caústica, cloro….) en protocolo adecuados hasta alcanzar el plan de limpieza que resulte más efectivo y obtenga mejores resultados.

d. Estrategias de erradicación de portadores de otras especies (reservorios)
Si se determina como se prevé que los roedores estén implicados en la transmisión de la enfermedad dentro de la explotación, si se demuestra que son portadores de las bacterias y la excretan al medio, se contemplará el diseño e implantación de unos protocolos estrictos de control de dichos roedores (ratas y ratones) que podrían alcanzar incluso la erradicación total de esos animales en las instalaciones.
En primer lugar se realizará una captura de ratas y ratones de las instalaciones para corroborar la presencia de la bacteria y la excreción por las heces.
En base a la positividad de estos análisis, se procederá a la desratización mediante la utilización de jaulas de captura (no con cebos porque el roedor puede marcharse y morir en otra localización que contamine otras superficies o materiales).
Además, se propone analizar en los casos que proceda, las heces de gatos que estén en la instalación, ya que pueden actuar como portadores. O en el caso que sea posible la recogida de hisopos rectales en gatos domésticos.

e. Estrategias de transporte
Si se determina que el transporte puede ser un punto crítico en la transmisión de la enfermedad, en base a los resultados que se obtengan de los estudios de presencia y permanencia de la bacteria en camiones, se diseñarán protocolos de desinfección y limpieza de dichos camiones que garanticen la eliminación del riesgo de diseminación, así como protocolos de mejora del manejo de los animales que eviten el contagio o dispersión de la bacteria.
Para valorar si la limpieza de los camiones está siendo la adecuada, se recogerán muestreos aleatorios tanto en verano como en invierno de un número representativo de camiones por empresa, en los que se determinará la presencia o ausencia de enterobacterias (las bacterias más resistentes y que se consideran un baremo adecuado para valorar la presencia del resto que son más sensibles).
Además de los habituales también se pretende implantar un nuevo sistema de desinfección de camiones para valorar si puede ser efectivo para la eliminación de la bacteria Brachyspira. Este sistema llamado Drysist ® consiste en un sistema de aire caliente forzado como tratamiento térmico de desinfección de las cajas de camiones de transporte animal vivo (porcino) frente a peligros microbiológicos relevantes como es esta enfermedad. Es un sistema de eficacia validada, que garantiza la trazabilidad del proceso de termosecado con termosensores ubicados en diferentes puntos de la carrocería, los cuales validan la temperatura de eliminación de los principales patógenos que afectan la salud animal y pública, y que en este proyecto se busca comprobar si también es efectivo frente a Brachyspira y se puede incluir en el plan estratégico frente a la enfermedad.
Por otro lado, la base para el control de dicha diseminación aparte de los protocolos de limpieza se considera que es una adecuada trazabilidad de los movimientos de los animales (lo que permitirá tanto en el análisis de la situación inicial como posteriormente en el seguimiento de los brotes) poder analizar las posibles vías de diseminación de la bacteria. Este estudio será posible gracias a la aplicación que permitirá estudiar todas esas variables y movimientos de una forma más clara y resolutiva.

f. Programa gestor de estiércol
Tras el estudio de resistencia de la bacteria en purín y en las balsas que se realice en la primera actividad, junto a la valoración de los mejores tratamientos para su tratamiento o inactivación, se diseñarán las mejores medidas preventivas y de tratamiento de dicho purín que garanticen la eliminación y control de los purines contaminados evitando la dispersión de las bacterias y la reintroducción de la enfermedad.
Se propone principalmente desarrollar unos protocolos de seguimiento del purín en granjas para determinar los tiempos de almacenamiento necesarios en cada caso para garantizar su eliminación sin riesgos, elegir los medios de distribución del purín más beneficiosos para alejar la infección de las explotaciones y evitar la utilización del purín en campos en los que pueda resultar infectivo.
Como se habrán estudiado los tiempos de vida medios de la bacteria en purín (y su oscilación en función de las condiciones ambientales y la estación, verano/invierno), se conocerá cuál es el periodo de riesgo de ese purín y, por tanto, el tiempo que debe estar aislado y mantenido en la granja antes de su vaciado (Tiempos de inmovilización del estiércol para evitar transmisiones).
El protocolo que se estandarizará será estudiar las características propias de cada granja, pero en cualquier caso, vaciar la fosa en el momento en que en la explotación se identifique la bacteria o se confirme la presencia de la enfermedad, para poder ir rellenando posteriormente la fosa con el purín contaminado hasta que se cumpla establecido de que no existe riesgo alguno de diseminación de la bacteria.
Además, en los casos en los que se detecte una explotación positiva, se hará una valoración del purín que se ha echado en el entorno para determinar si puede ser involucrado en la aparición del brote y detectarlo como factor clave para el seguimiento de la diseminación de ese foco.
Para todo esto también será imprescindible la utilización y recogida de datos a través de la aplicación informática, que permitirá definir de una forma más efectiva y sencilla, los protocolos de inmovilización/movimientos del purín, así como seguimiento del mismo.

g. Protocolos diagnósticos optimizados
Basándose en las determinaciones que se realicen en la primera actividad en relación a las cepas más extendidas en las explotaciones de las Cinco Villas y a sus características asociadas, se valorará la efectividad de las técnicas diagnósticas hasta ahora utilizadas y su posible optimización.
Se pretende desarrollar un plan efectivo de diagnóstico de la enfermedad apoyado por las técnicas diagnósticas más seguras y rápidas de detección. La importancia de un buen sistema de diagnóstico no es sólo que tenga un amplio espectro y un bajo número de falsos positivos, sino que sea fácil de realizar e interpretar para agilizar el seguimiento de las bacterias y detectar su presencia de una forma cómoda y rutinaria.
Además será clave la comparativa de cepas que se identifiquen para concretar las especificaciones de cada una y hacer protocolos de tratamiento y estrategias dirigidas a cada una de ellas.
Se valorará las antiobioresitencias de cada una a los anibióticos para determinar cuáles son los más efectivos en vistas de la necesidad de usarlo como tratamiento paliativo, así como la concentración mínima inhibitoria (CMI) para su eliminación en los brotes existentes.
De cada cepa que se determine se realizará el perfil genético, el antibiograma y secuenciación, información necesaria para que las medidas posteriores que se apliquen sean efectivas.
En este punto será imprescindible la colaboración con la Universidad de León, experto en la identificación de cepas de Brachyspira y los promotores de la primera vacuna frente a la enfermedad.

h. Estrategia profiláctica
El control de esta enfermedad se considera que está intrínsecamente relacionado con la seguridad de las explotaciones porcinas ya que establecer un sistema eficaz e integrado de estrategias de bioseguridad efectivas contra la enfermedad son la clave para erradicar la bacteria y el problema de la disentería.
Para ello se pretende utilizar por un lado las autovacunas para estandarizar el protocolo de actuación y las pautas de administración más efectivas. Estas autovacunas irán dirigidas a incrementar la inmunidad de la mucosa intestinal.
Por otro lado, se pretende testar la vacuna que está desarrollando la universidad de León que acaba de ser patentada y que ya ha presentado eficacia con infección controlada. Para ello se diseñarán los protocolos de administración, pautas y muestreos de seguimiento para validar su efectividad.
Conjuntamente, se determinarán los protocolos necesarios de contención y de bioseguridad que necesitan las explotaciones para garantizar un nivel sanitario suficiente para evitar la entrada de la bacteria, tanto a nivel de instalaciones como de medidas estratégicas que puedan apoyar las debilidades en vías de entrada propias de cada explotación
Estas estrategias deben formar parte de ese plan integral de bioseguridad pero también estar en consonancia con la gestión medioambiental, estableciendo medidas que respeten el medio ambiente o los protocolos establecidos para ello, creando una sinergia y potenciando la seguridad integral.

i. Estudio de animales asintomáticos y su evolución
Se considera imprescindible estudiar un aspecto que hasta ahora no se le ha dado la importancia que merece, la existencia de animales asintomáticos. Estos animales pueden resultar clave para la supervivencia de la bacteria en la explotación, ya que pueden estar relacionados directamente con la diseminación de la enfermedad y los re-brotes en explotaciones donde se estén realizando otras medidas preventivas. Por ello, resultan un punto crítico ya que son portadores de la enfermedad, sin presentar síntomas pueden estar eliminando bacterias al medio favoreciendo el contagio de otros animales y la persistencia de la bacteria en la explotación por liberación al suelo o diversos materiales, o contacto directo entre animales.
Su existencia es conocida pero hasta el momento no se ha llevado a cabo un estudio en profundidad sobre cómo actúan en el progreso de la enfermedad, el grado de afección o diseminación de la bacteria que pueden provocar, así como el porcentaje de animales que pueden ser portadores dentro de una explotación.
Un estudio exhaustivo de estos animales en diferentes explotaciones y condiciones permitirá conocer mejor cómo actúan, hasta qué punto pueden ser perjudiciales para el control de la enfermedad, y cómo se puede controlar ese efecto.
Para ello, se tomarán muestreos al azar para conocer la prevalencia tanto en focos repetitivos como en nuevos focos que puedan aparecer. Se recogerán muestras de heces tanto de animales con diarrea como sin diarrea de explotaciones positivas.